Cómo librarte de las encuestas del INE (o al menos intentarlo)

Si eres autónomo o tienes una empresa, es posible que alguna vez hayas recibido una carta del Instituto Nacional de Estadística (INE) invitándote a participar en alguna de sus encuestas. Y es posible que te hayas preguntado: ¿Qué es esto? ¿Tengo que hacerlo? ¿Qué pasa si no lo hago? ¿Hay alguna forma de evitarlo?

En este artículo te voy a explicar qué son las encuestas del INE, por qué son obligatorias, qué consecuencias tiene no cumplirlas y qué trucos puedes usar para librarte de ellas (o al menos intentarlo). ¡Sigue leyendo y descubre cómo escapar de la pesadilla estadística!

¿Qué son las encuestas del INE y para qué sirven?

El INE es el organismo público encargado de elaborar y difundir las estadísticas oficiales sobre la población, la economía y la sociedad española. Para ello, realiza periódicamente diferentes encuestas a una muestra representativa de personas, hogares, empresas y otras entidades.

Estas encuestas sirven para obtener información sobre diversos aspectos, como el empleo, el consumo, la producción, los precios, el turismo, la cultura, la salud, el medio ambiente, etc. Esta información es útil para el análisis y la planificación de políticas públicas, así como para el conocimiento general de la realidad social.

Algunas de las encuestas más conocidas que realiza el INE son:

  • El Censo de Población y Viviendas, que se hace cada 10 años y recoge los datos básicos de todas las personas y viviendas que residen en España.
  • La Encuesta de Población Activa (EPA), que se hace cada trimestre y mide el nivel de ocupación y desempleo de la población.
  • El Índice de Precios al Consumo (IPC), que se hace cada mes y mide la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población.
  • La Contabilidad Nacional, que se hace cada trimestre y anualmente y mide el valor de la producción, el consumo, el ahorro, la inversión y el comercio exterior de la economía española.
  • La Estadística Estructural de Empresas, que se hace cada año y recoge los datos económicos y financieros de las empresas que operan en España.

Estas son solo algunas de las encuestas que realiza el INE, pero hay muchas más. Puedes consultar el catálogo completo en su página web.

¿Por qué son obligatorias las encuestas del INE?

Las encuestas del INE son obligatorias porque así lo establece la ley. Concretamente, la Ley 12/1989, de 9 de mayo, de la Función Estadística Pública, que regula la actividad estadística de los organismos públicos.

Según esta ley, las personas, hogares, empresas y otras entidades que sean seleccionadas para participar en una encuesta del INE tienen la obligación de proporcionar los datos que se les soliciten, de forma veraz y en el plazo indicado. Además, tienen el deber de guardar el secreto estadístico, es decir, no divulgar ni utilizar los datos para fines distintos de los estadísticos.

La ley también establece que el INE tiene la obligación de proteger los datos que recoge, garantizando su confidencialidad, seguridad y uso exclusivamente estadístico. El INE no puede ceder los datos individuales a otras administraciones ni a terceros, salvo que se trate de otros organismos estadísticos que ofrezcan el mismo nivel de protección.

¿Qué consecuencias tiene no cumplir las encuestas del INE?

No cumplir las encuestas del INE puede tener consecuencias negativas, tanto para el infractor como para la sociedad en general. Veamos por qué.

Para el infractor, no cumplir las encuestas del INE puede suponer una sanción económica, según el tipo y la gravedad de la infracción. La ley distingue entre infracciones muy graves, graves y leves, y establece los siguientes importes:

  • Infracciones muy graves: multa de 3.000 a 30.000 euros. Se consideran muy graves, por ejemplo, el incumplimiento del deber del secreto estadístico, el suministro de datos falsos o la resistencia con excusas falsas a proporcionar los datos.
  • Infracciones graves: multa de 300 a 2.999 euros. Se consideran graves, por ejemplo, la no remisión o el retraso en el envío de los datos, el envío de datos inexactos o incompletos o la negativa a facilitar la información requerida.
  • Infracciones leves: multa de 60 a 299 euros. Se consideran leves, por ejemplo, la falta de colaboración con el personal del INE, el incumplimiento de las normas de cumplimentación de los cuestionarios o la omisión de algún dato.

Para la sociedad en general, no cumplir las encuestas del INE puede suponer una pérdida de calidad y fiabilidad de las estadísticas oficiales, lo que afecta al conocimiento de la realidad social y a la toma de decisiones basadas en la evidencia. Por eso, el INE agradece la colaboración de todos los informantes y les recuerda que su participación es muy importante.

¿Qué trucos puedes usar para librarte de las encuestas del INE (o al menos intentarlo)?

Aunque las encuestas del INE son obligatorias, hay algunos trucos que puedes usar para librarte de ellas o al menos intentarlo. Eso sí, ten en cuenta que estos trucos no son infalibles y que pueden tener sus riesgos. Así que úsalos bajo tu propia responsabilidad y solo si tienes una buena razón para hacerlo. Estos son algunos de ellos:

  • No te registres en el Padrón Municipal: el INE utiliza el Padrón Municipal como fuente para seleccionar a las personas y hogares que participan en sus encuestas. Si no estás empadronado, es más difícil que te localicen y te envíen una carta o te llamen por teléfono. Eso sí, ten en cuenta que el empadronamiento es obligatorio y que tiene otras ventajas, como el acceso a servicios públicos, la obtención del DNI o el voto.
  • Utiliza el derecho a la objeción de conciencia: si no quieres participar en una encuesta del INE por motivos éticos, morales o religiosos, puedes alegar el derecho a la objeción de conciencia, reconocido por la Constitución Española. Sin embargo, este derecho no está regulado específicamente para las encuestas del INE, por lo que puede que no te lo acepten y te sancionen igualmente.
  • Contesta las encuestas con respuestas extremas: si quieres que tus datos no se tengan en cuenta en las estadísticas, puedes contestar las encuestas con respuestas extremas, absurdas o contradictorias, que hagan saltar las alarmas del INE y que descarten tu cuestionario como un error o un fraude. Por ejemplo, puedes decir que tienes 200 años, que ganas un millón de euros al mes o que vives en la Luna. Eso sí, ten cuidado de no caer en el suministro de datos falsos, que es una infracción muy grave.
  • Bloquea los números de teléfono del INE: si no quieres que te llamen por teléfono para recordarte que tienes que cumplir una encuesta o para hacerte una entrevista, puedes bloquear los números de teléfono del INE en tu móvil o fijo. Así evitarás que te molesten y que te presionen. Eso sí, ten en cuenta que el INE puede intentar contactarte por otros medios, como el correo electrónico o el correo postal.

Estos son algunos de los trucos que puedes usar para librarte de las encuestas del INE, pero recuerda que no son seguros ni recomendables. Lo mejor es que colabores con el INE y cumplas las encuestas que te correspondan, ya que así contribuyes al bien común y evitas posibles problemas. Además, las encuestas del INE no son tan difíciles ni tan frecuentes como puedas pensar, y puedes hacerlas por internet, por teléfono o por correo. Así que, ¡anímate y participa!

Te puede interesar:


¿Qué te ha parecido el artículo?
+1
42
+1
24
+1
15
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.